CÓMO PERDÍ 20 KILOS EN MENOS DE UN AÑO.

Screen Shot 2015-08-09 at 09.10.52

Hola, mi nombre es Sacha, tengo 22 años y soy lo que se viene a llamar curvy.

Siempre he sido gordita pero, al ser bastante alta, nunca me había molestado. Desde pequeña me ha gustado comer, comer bien, variado y sano, y siempre me había sentido bien con mi cuerpo. Ahora me gustaría contaros como super-engorde sintiéndome incómoda en mi cuerpo y, la parte positiva, como perdí 20 kilos en menos de un año, sin pasar hambre, sin sufrir y sin hacer deporte.

La parte chunga empezó a mis 16 años, cuando empecé a salir con mi novio, “el Gordo“ le llamaban, y es que su dieta consistía en patatas fritas, mayonesa y comida basura y yo me deje llevar (¿quién no se deja llevar por la comida basura?) y cambie mi dieta drásticamente por la suya. !!Error¡¡

En poco menos de dos años me encontré con muchos kilos de mas. Nada de ropa donde meterme y el ánimo por los suelos. Empecé a intentar hacer dieta… depresión… todas eran un fracaso, me moría de hambre y a los 4 días terminaba acompañando a mi novio al burger.

Y de repente un día se me ocurrió pesarme, ser valiente y enfrentarme a la báscula y ella, siempre tan discreta, me dijo lo que yo ya sospechaba: tenía que tomar cartas en el asunto, pero ya!! ¡Casi 115kg! Estuve apunto de caerme muerta, siempre había sido gorda pero 3 cifras superaban lo que yo podía soportar…

Entonces volví a pensar en hacer una dieta estricta, morir de hambre y perder todos esos kilos que me pesaban más que nunca lo antes posible. Pero mi prima me propuso una opción más realista: cambiar de hábitos. El primer cambio fue sustituir la Coca-Cola normal por Zero y esta pequeña cosa supuso mucho, creedme, y no es un sacrificio ni mucho menos. Además, te acostumbras al sabor antes de darte cuenta. Y por supuesto, otro de los cambios tenía que ser abandonar la comida basura y sustituirla por una mas normal (hamburguesas de McDonald NO! Echas en casa SI!) Tampoco cenar pizzas, patatas fritas u otras fritangas… Por supuesto me hice con una lista de “guarrerías” light para los momentos de debilidad (Ya haré un post con los postres light que a mí me impidieron más de una recaída) Parecía demasiado fácil … pero empezó a dar resultados.

Al principio un pequeño cambio puede hacer mucho, y me fui acostumbrando y me lo fui currando un poquito más… Empece a hacer cenas saludables, de muchas proteínas y pocos hidratos, siempre conservando un día ala semana “libre”, pechugas de pollo a la plancha con ensalada y ese tipo de cosas, siempre sin pasar hambre y así poco a poco fui bajando.

Y al ir bajando de peso me fui sintiendo mejor, empece a encontrar ropita mona (es más fácil encontrar cosas monas de la 52 que de la 54) y me fui animando y me apetecía más arreglarme y me veía mejor y me sentía mejor y más sana, había perdido sin darme cuenta algo más de 20kilos!!

Hoy han pasado casi dos años, mi peso se ha estabilizado en esos 94kilos, me he aficionado a ponerme guapa y a comer comida sana. Eso también hace que este más animada, salga más y mi vida sea menos sedentaria que antes (aún sin hacer deporte excepto shopping, claro)

En fin, me he acostumbrado totalmente a esos pequeños hábitos que fui cambiando y aunque sé que con mi 1,74 podría bajar más de los 94kg que peso, no me hace falta. En este peso me siento cómoda, guapa y sana.

Hoy puedo decir que me siento FAT-BULOSA!

Y por eso quiero empezar este blog, para compartir con vosotras esos pequeños trucos que te ayudan a sentirte mejor cada día. Espero que disfrutéis de esta aventura conmigo.

Anuncios